Voz y disfonías

En esta nueva entrada de nuestro blog queremos hacer referencia a la Voz, algunas de las patologías más comunes que pueden afectar así como ciertas pautas que podemos hacer para mejorar y cuidar nuestra “caja de música” más preciada y que es uno de los motores imprescindibles para nuestro día a día.

La voz es el sonido producido por la vibración de las cuerdas vocales al unirse entre sí y al respirar el aire que pasa por la laringe. Nuestra voz depende de la postura que adoptemos, de la manera de respiración adoptada y de los factores psíquicos y emocionales, éstos últimos juegan un papel muy importante en nuestra voz.

Cuando una persona no utiliza bien su voz ésta cada vez va siendo más áspera, ronca y menos agradable para la persona que lo escucha. En ocasiones ocurre que hay un cambio en la calidad de la voz y la persona refiere al especialista que su voz ha cambiado y que nota ciertas molestias aun sin pérdida total de su voz. Esto es lo que denominamos disfonía.

Muchos profesionales que utilizan la voz como herramienta de trabajo como son los profesores, periodistas o cantantes, deben realizar un uso adecuado de ésta para no sufrir ningún tipo de lesión. Sin embargo, aunque sean “profesionales de la voz” apenas conocen el funcionamiento de la misma y cómo cuidarla. Actualmente son pocos los que llegan a acudir a consulta buscando ayuda, refiriendo al logopeda el desconocimiento total de pautas para solventar aquellas dificultades que están teniendo.

El logopeda se encuentra con una gran dificultad a la hora de la intervención ya que la mayoría de los pacientes acuden a consulta cuando ya el problema es muy evidente y está en estadios avanzados, habiendo presentado incluso algunos episodios de afonía que es la pérdida total de la voz.

Algunas de las patologías más conocidas que llevan a presentar disfonías son los nódulos, pólipos o edemas de Reinke, pero también hay otras como úlceras de contacto, granulomas o leucoplaquia no tan conocidas por la población. Todas estas patologías pueden estar presentes en diversos tipos de disfonías organofuncionales, pero pudiendo haber otras causas como un mal uso de la voz sin alteración visible en examen laringológico (disfonías funcionales) o por presentar alteraciones en órganos de la comunicación o en otros sistemas del cuerpo sin participación del comportamiento vocal (disfonías orgánicas).

Pero no debemos de olvidar que antes de la aparición de esta problemática, podemos llevar a cabo diversos tratamientos de prevención con terapia vocal acompañado de pautas de higiene vocal, técnicas y consejos muy sencillos que pueden prevenir futuras lesiones.

Tampoco queremos terminar esta entrada sin recordar que esta problemática no afecta solo a la población adulta sino que debemos concienciar a los padres de que sus hijos también pueden sufrir disfonías, conocidas comúnmente por disfonías infantiles. En estos casos se llevará a cabo una intervención similar a la realizada en población adulta donde, una vez se haya obtenido el diagnóstico en el ORL comenzaremos el tratamiento rehabilitador de la voz. La mayor diferencia con respecto al tratamiento con adultos es que con los niños será de forma más lúdica e indirecta para que disfruten, lo tomen como un juego de la voz y aprendan las técnicas y consigamos los resultados que nos hemos propuesto.

Con la terapia vocal tenemos como primer objetivo mejorar la producción vocal y como objetivo secundario mejorar la comunicación y desarrollar una voz adaptada a las necesidades personales, sociales y profesionales de cada paciente.

La terapia vocal se centrara en primer lugar en la higiene vocal, es decir, en la identificación de abusos y la modificación de comportamientos inadecuados. Además, se trabajará la respiración, relajación, fonación, resonancia, intensidad, articulación, entonación y velocidad, así como la psicodinámica vocal dada la importancia de los componentes emocionales en la voz.

La efectividad del tratamiento dependerá mucho de la motivación y del empeño del paciente para realizar los ejercicios y para cambiar los malos hábitos. Siempre debemos contar con un logopeda especializado en este ámbito para que nos ofrezca el tipo de intervención que mejor se adapte a nuestro problema, contando hoy día con nuevos tratamientos que están dando óptimos resultados como son el método corporal o ejercicios de tracto vocal semi-ocluido.

Desde centro ADEA animamos a todas las personas que noten cambios en su voz o en la de sus hijos y familiares que acudan a profesionales especializados en este ámbito para realizar los exámenes de exploración y evaluación pertinentes y así poder prevenir futuras patologías de la voz.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn